Fundar Galápagos >

  • Full Screen
  • Wide Screen
  • Narrow Screen
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size

Aprendiendo de las organizaciones sociales

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

Patricio Barriga Puente

Director de cambio de comportamiento

FUNDAR Galápagos

 

Puerto Ayora, 28 de agosto de 2013

  patricio barriga puente  

tsunami emergencia

Evacución en la isla Santa Cruz por alerta de tsunami, 27 de febrero de 2010.

 Mi amigo Armando, pescador de siempre, y ahora operador turístico por necesidad, me contaba con su lenguaje sencillo y afable: “Mire don Patricio, el día del tsunami, me llamó un hermano de la iglesia a las tres de la mañana, ni un minuto hablamos. Yo me vestí mientras mi mujer se fue a la cocina para comenzar a preparar arroz con pollo, ya teníamos eso acordado. Sin despertar a los niños, fui a la casa del vecino, aquí no más. Encontré la llave de su camión justo donde él me había dicho que siempre la deja colgada, atrás de la puerta. Parqueé el camión en la esquina de abajo y apenas se llenó me fui a la parte alta, como ya habíamos repasado en la iglesia. Hice varios viajes. A las ocho de la mañana hice el último, llevé a mi mujer y mis hijos, además de otros hermanos y hermanas de la fe. Ella llevaba dos grandes ollas de arroz con pollo, yo cargaba mi GPS en el bolsillo. Estuvimos cerca de doscientas personas, entre grandes y chicos. Pasamos ese día orando al Señor, comiendo lo que habían hecho nuestras esposas, hasta hubo tiempo para un campeonato de volibol…”

Esa misma madrugada, el 11 de marzo, yo estaba en isla Isabela con mis colegas. A las cuatro de la tarde íbamos a dar inicio al programa FUNDAR-Unión Europea de manejo de residuos sólidos, que coincidía con la semana de cantonización; tendríamos un desfile de las candidatas a reina, cada una más linda que otra, carros alegóricos, entrega por familia de los tachos para clasificar la basura en casa, luego vendría la presentación del camión recolector y mucho más. Hasta el alcalde, que es muy parsimonioso y sosegado, estaba entusiasta. Sin embargo, todo quedó suspendido debido a la alerta de tsunami. Esa madrugada y las horas siguientes, mis colegas y yo, estábamos en Babia, no sabíamos en qué vehículo íbamos a evacuar, a dónde iríamos, qué comeríamos, qué beberíamos durante el día, dónde dormiríamos si era necesario pernoctar, no estábamos preparados en absoluto y, creo que por eso, la experiencia fue un pandemónium. La chacota daba paso al cinismo, cada uno más nervioso que otro, trataba de no revelar sus temores haciendo chistes o comentarios fuera de tono. Fue lamentable. Al ver las fotos de ese día más parece que vivimos un picnic que una evacuación. Sin embargo, la experiencia fue un gran aprendizaje. Primer aprendizaje: debemos consultar con los expertos y ¿dónde están esos expertos? Respuesta: en la sociedad civil, por supuesto, donde se vive, se sobrevive, se ama, se lucha, se procrea, se educa, se produce alimento…

Si ese día la ola hubiese pegado fuerte y rápido en Isabela, nosotros y muchos otros habríamos perecido, pues recién a las 12 del día pudimos evacuar hacia la parte alta de la isla. Ahora que lo veo en retrospectiva, me parece que nadie tenía prisa ese día; había una joven española y yo que medio parecíamos preocupados, pero los demás, nada. Incluso hubo alguien que se quedó porque quería “fotografiar la ola de cerca” (¡!), verídico, absolutamente cierto. Con gran algarabía y una dosis de incertidumbre llegamos a una finca del amigo de un amigo, quien nos acogió en su casa, nos horneó pizza (él es italiano) y nos prestó hamacas para pasar el día mientras esperábamos la orden de la autoridad para regresar a la ciudad. Esa llamada llegó recién a las ocho de la noche, pues el alcalde (única persona que podía dar la orden) no tenía su teléfono habilitado, o algo así. Mitigar, contrarrestar, neutralizar el efecto de los fenómenos naturales y atrópicos siempre ha sido un tema de pueblos superiores, de esos que dejaron el pasado oscurantista para entender que el rayo no es un castigo divino, ni que la guerra es inevitable. Tenemos, como los amigos de la iglesia de Armando, la capacidad para prever, o sea para ver con antelación, para ejercer presión en nuestros gobernantes, justamente porque fueron elegidos por nosotros y se deben a nosotros. La sociedad moderna, como nunca antes posee herramientas tecnológicas y de organización social para prever y para organizarse ante los efectos de esos fenómenos y de los que se vienen, en forma inevitable, con el cambio climático. Los pueblos que desarrollen esa visión serán los que prevalezcan, sin duda. No hay que hilar muy fino ni poseer una cábala, es cuestión de causa y consecuencia. ¿Seremos nosotros uno de esos pueblos?

El mismo concepto de riesgo es algo que se desarrolla de la preocupación de una sociedad por superar los peligros de la vida moderna. Paul Slovic, un connotado analista de riesgos y percepciones del público, afirma que existe siempre una brecha entre el punto de vista de los expertos y la percepción del público y las autoridades. La experiencia nos enseña que las percepciones y opiniones de la población cambian drásticamente si se lleva a efecto un programa de comunicaciones responsable y consistente. Ya disponemos de tecnologías de ciencias sociales para identificar las confusiones y conceptos equivocados y, para luego, consolidar prácticas y estilos de vida saludables. Ahora hay que estar alerta, prepararnos para posibles confusiones del público y a veces de autoridades. Ambas son caldo de cultivo para los desastres sociales e indefensión de los naturales. Al avanzar en la gestión de riesgos vemos que ese ya no es el caso de Galápagos, pese a los malos augurios de cierto “expertos”, ya tenemos algunos consensos y, esta misma semana, el 30 de agosto, se lleva a cabo el primer simulacro en Puerto Baquerizo Moreno, nuestra capital provincial. Aquí en Santa Cruz, en Floreana, en Isabela, estamos expectantes porque sin duda ese simulacro producirá lecciones que todos hemos de aprender para aplicarlas en esa gestión de riesgos todavía incipiente, pero de gran potencial. Hemos de cotejar los riesgos versus los temores para obtener el índice de preparación de nuestra provincia ante el cambio climático que se viene de manera irreversible.

Mi amigo Armando, a quien saludo desde esta columna, estará contento de saber que su grupo de buena gente organizada nos inspira tanto como los científicos de buena ley y que, igual que ellos, están seguros de que es factible evitar, en algunos casos, y reducir, en otros, los efectos de las catástrofes ejerciendo el poder de los ciudadanos. 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Comentarios   

 
0 # Riesgo y certezaEduardo Armijos Gutiérrez 07-10-2013 21:44
La modelística actual, permite con márgenes de error definir hechos que pueden significar el encuentro de àreas de seguridad, en medio de incertidumbre. Por ello es importante consolidar experiencia y ciencia.
Atentamente
Eduardo Armijos Gutiérrez
Responder | Responder con una citación | Citar
 
 
0 # viagra online pharmacyonline 20-09-2016 11:31 Responder | Responder con una citación | Citar
 
 
0 # viagra saleviagra_sale 26-10-2016 10:48
DDD, via4saleonline.com/ , for women , vaqaaw, .
Responder | Responder con una citación | Citar
 
 
0 # cheap viagracheap_viagra 01-12-2016 06:42
Over i shed, the sale9v.com/ , said for his way stocks and glanced his boards.
Responder | Responder con una citación | Citar
 
 
0 # viagra 100mg precio100mg 14-04-2017 08:05
viagrarxbuy.com/ , Atrial Fibrillation< ;/a> for future reference.
Responder | Responder con una citación | Citar
 
 
0 # quick online loans instant approvalonline 22-05-2017 06:54
RSS arealpaydayloan.com/ , puns feeds cialis pills for sale and intrusive sucidial thoughts.
Responder | Responder con una citación | Citar
 
You are here: Artículos Aprendiendo de las organizaciones sociales